He estado unos días desconectada, pendiente exclusivamente de mis nenas, que si tos, que si mocos, que si le cuesta respirar,…. Marina sigue su curso de: ahora me duele aquí y ahora allí. Tiene en su cabecita que es mejor estar enferma, para tener los mimitos de la mami (aunque sabe que me tiene siempre!!), pero así como que nos tiene más y su subconsciente se está creando una cosa detrás de otra. Hemos pasado por granos rarísimos en la cabeza, tos convulsiva, mocos, conjuntivitis, llantos, picores en la cotorrita, insomnios, ombligos que supuran, dolores de barriga, estreñimiento, rabietas,….

Trato que estar con ella al máximo, equilibrando la balanza. Pero también sé, e intento aceptar, que es ella la que tiene que querer. Es ella la que tiene que cambiar el chip.

En relación a esto y el poder de nuestra mente, me parece increíble lo que me está pasando con Paula. Realmente somos una unidad, lo queramos o no. Mamis y bebes somos lo mismo por un par de años. Lo estoy experimentando de una forma tan clara….

Resulta que la pobre está enferma, mocos, tos y un pequeño espasmo en los bronquios. Empezó el jueves pasado, poca cosa, la tratamos y a los tres días ya estaba súper. Pero el lunes por la noche, me puse nerviosa por un tema, creándome historietas en la cabeza, de estas que te agobian y no te dejan dormir, y TATE.. Paula, malita otra vez. Cuando fui a la pediatra para que la viera otra vez, le dije: No lo entiendo, estaba súper bien y de repente, de un día para otro empeora y además es que hoy no ríe ni pa’tras!. su pregunta fue: y tú cómo estás? qué te pasa? Claro, caí en la cuenta, le conté lo de los nervios del lunes por la noche y me dice, pues ahí está.

Sí, señores, ahí está que cada bajón mental que tengo, la niña se me pone mala. Realmente es complicado  y a la vez interesante para mi autorealización personal, tener un equilibrio emocional para que no afecte a mi peque.

Hace poco me decían, no es necesario que hagas más meditación. Los hijos son la mayor meditación que puedas hacer. Son un reflejo de ti. Así como te sientas tú emocionalmente, se sentirán ellos físicamente. sois una unidad y por ello sentís lo mismo. Cuidate para cuidarlos!!

Así que en ello estoy, tratando de cuidarme, estar relajada, sin sentirme por si alguna vez vuelvo a recaer en mis bajones emocionales!

Anuncios