Qué difícil es ser madre..Si pusiésemos en una balanza la dificultad y felicidad, estaría a la par. Porque, aunque me compensa con creces! encontrar cada momento de felicidad es una batalla ganada a la dificultad.

Soy feliz! SÍ!! MUCHO!! pero es complicado encontrar el equilibrio ansiado. Si con una hija lo fue, ahora con dos ya es… ufff…¿Pero, sabéis para que me sirve? para crecer, para avanzar. Mis hijas me han hecho evolucionar. Con ellas he crecido.

Sin duda, Marina me hizo descubrir el mundo (tenía una venda en los ojos). Paula, me lo ha ampliado y me ha allanado el camino. No se como avanzará este cambio, pero de momento, aún con todos los esfuerzos realizados, está siendo Espectacular!

 

En estos dos años y medio, me he hundido casi bajo tierra, pero también he resurgido com el Ave Fenix y ha salido la nueva Marga. La que tenía escondida.O tal vez ara soy yo, me he dado el gusto de conocerme a mi misma, sin trampa ni cartón. Ahora soy yo, con mis gustos, mis preferencias, mi personalidad.

Gracias hijas! Gracias mis pequeñas, mis tesoros!

Ojalá todo el mundo pudiera hacer este recorrido que yo he hecho!

Anuncios