Ayer, cuando fuí a buscar a Marina al cole, me dice la profe: mmmm…. hoy la he tenido que reñir. ¿Por qué? dije yo sorprendida, pues por que tocaba pintar y la niña me dijo que estaba cansada y que no quería pintar. Me entraron ganas de reir, pero me contuve. Reacción de la profe, debes pintar porque todos lo hacen y es hora de pintar y porque lo digo yo!

Alé! ya estamos con el “por que lo digo yo!” y qué aprende la niña así? Entiendo que está en un centro donde debe respetar unas normas, pero eso me hizo pensar, está en el centro adecuado? no sería mejor respetar, hacer entender y dar un poco más de libertad a los niños? Cada vez estoy más convencida de que nuestros hijos van a centros donde es más importante acallar las normas y obedecer que estimular su personalidad.

No digo que estuviera bien lo que hizo mi hija, yo no estaba delante y no sé como lo dijo, pero sí que creo que estaba cansada! y no le apetecía. No me gustaría que entrara en ese círculo donde le cogen manía porque se rebela un poquito en clase. Que me consta que si algún niño lo hace y no va por donde le marcan, pues… sabe donde está la puerta.

En fin, mis niñas lo van a tener más difícil que otras porque en casa practicamos una educación sin castigos ni órdenes supremas. Siempre desde el entendimiento, comprensión y psicología. En el cole entiendo que tenga un shock porque aplican otro método, por desgracia, el común!

Es mejor o peor para ellas? Deberemos compensar la carencia del cole desde casa? No sé, os pasa lo mismo? Qué opináis?

Anuncios