Desde que nació, Marina, tuvo claro que no quería chupete. Lo tiraba una y otra vez. De modo que se fue aficionando a succionar su diminuto dedo. Por desgracia, yo no le di pecho más de 3 semanas. Así que supongo que tiene una gran carencia de succionar… Al principio no le daba importancia. Es más, me gusta gustaba más verla con el dedito en la boca que con el chupete. Lo encuentro más tierno, a la vez que más cómodo.

Ahora, con 2 años y 3 meses, ya me está preocupando. Más que nada por los dientes. He preguntado a profesionales que me aconsejan no hacer nada y que no me preocupe del tema, que ya se le pasará y que no tiene por qué llevar obligatoriamente aparatos. Hombre, me sabría mal que tuviera que llevar porque tanto su padre como yo, tenemos los dientes bien y no hemos necesitado nunca “importantes” visitas  del dentista.

Ahora, viene Paula, y tengo la eterna duda, chupete o dedo? Me acabo respondiendo que la niña me lo dirá. Igual que me lo indicó Marina. Por mucho que insistí, no hubo manera…

 

 

Qué opináis? Por si acaso, le he comprado un chupete de caucho natural. Al menos si succiona, que sea lo más natural posible. Tal vez si le doy pecho no tenga tanta necesidad de succionar después por la noche.

Por otra parte, también caí en la trampa de darle un conejito a Marina para dormir, del cual ahora no hay forma humana de separarle de él. Para dormir, ni hablar y de día…(bueno, vamos trampeando el tema..)El año pasado no se lo llevaba al cole y este año no hay manera. Aunque sólo se lo dan para dormir.

También creo que es un error, o no? no sé, qué opináis vosotras de este tema? tengo mis dudas de cara a la hermanita que viene.

Anuncios