Hoy voy a hablar de la homeopatía desde mi experiencia. Hace ya casi un año, que Marina y yo sólo nos “medicamos” con homeopatía. yo ya hacía tiempo que tenía ganas de empezar y Marina, después de haber pasado 3 bronquiolitis, ya nos estaban tratando de endosar el ventolín de por vida, con el cartelito de niña asmática!! Me negué en rotundo y decidí cambiar de pediatra y buscar un homeópata especializado en niños.

Sencillamente, genial! Sé lo que estaréis pensando la mayoría de vosotras, pero si eso es muy lento…, yo no tengo paciencia…. Meeeeec! craso error. Con los niños (y cuanto más pequeños mejor) es más rápido.


Me explico, el funcionamiento de la homeopatía es el siguiente, tú describes tu carácter, tu yo real (no el que quieres demostrar). Ahí está el trabajo y la pericia del profesional para saber realmente cómo eres y no cómo quieres mostrar que eres. Qué pasa? que los niños tienen menos “capas” que nosotros. Aún tienen esa inocencia que hace que se muestren tal como son. Luego nos vamos cubriendo de capas para aparentar una cosa, demostrar otra, o simplemente la vida nos ha hecho cambiar motivos X. La cuestión es que la homeopatía actúa sobre el interior más interior de nuestro ser. Cómo somos realmente.  Por lo que el remedio de fondo es lo más complicado y básico a la hora de trabajar con la homeopatía, tal vez no lo acierten a la primera, pero merece la pena el intento. Una vez lo tienes, te sirve para siempre. Para todos nuestros posibles altibajos.

Pues bien, a lo que iba, que en los niños el efecto es mucho más rápido. Con Marina hemos visto cambios de actitud radical en media hora!! y no exagero. La primera vez que les dimos las famosas bolitas con las que trabaja la homeopatía (que por otra parte, he de decir que le encantan y no tengo problemas de jarabes imposibles de tomar…) fué como encender un interruptor. Estaba pasando una temporada complicada y no atendía a razones. Tras las bolitas, nos escuchaba, se sentó a escuchar lo que le estábamos explicando!

Esta semana acabo de tener otra experiencia brutal, con el cole. Como ya he comentado, le sentó muy mal lo de que su profe no estuviera y le pusieran otra, que aunque ya la conocía, no era la que ella esperaba. Además hay que añadir que hemos pasado un verano de película! más unidas que nunca! y que, como no, en menos de un mes tendremos un miembro más en la family. El viernes noté que estaba sobreexcitada, alterada, no dormía como toca, no comía como toca, estornudaba y tenía moquitos… ayer, domingo, llamé a nuestro homeópata y me recetó una solución que no era su remedio de fondo sino, otra para los “desengaños”.

Claro, me dijo, tu niña está como sufriendo un desengaño, no está su profe, aunque se lo expliques, ella solo ve que no está allí y encima, después de la felicidad más absoluta del verano, va y la dejas allí en el cole. Pues, he de decir, que ayer por la noche durmió genial y hoy no sólo no  ha llorado en el cole, sino que se lo ha pasado genial! Ah! y ya ni estornuda ni tiene mocos!

En fin, mi experiencia es muy positiva. Ah!! se me olvidaba, en enero pasó la famosa gripe A! . Pero unido a conjuntivitis, como una especie de herpes en la mano, inflamación de garganta….ahí los tuvimos bien puestos su padre y yo, porque sólo la medicamos con homeopatía. Evidentemente tuvimos a todo el mundo en contra. Pero yo lo entendí como una crisis curativa. Sabéis qué? desde enero no ha vuelto a tener nada más hasta ahora con lo del cole (y ya está curado).

Alguna de vosotras pertenece al club de las homeópatas convencidas?

Anuncios