Esta semana ha sido bastante durilla. Para empezar, Marina ha empezado el cole. Pensaba que no íbamos a tener problemas, puesto que es el mismo sitio donde iba y a la profe, aunque no la había tenido como tal, sí la conocía perfectamente. Aún así, yo sabía que en la clase de al lado estaba su antigua profe y en muchos momentos del día (patio, siesta,….) unen a los niños.. con lo cual no estaba muy, muy preocupada (sólo lo justo y necesario je,je..). Pero resulta que hemos tenido la “mala pata” y nunca mejor dicho, que la profe que le iba a tocar, va y se hace un esguince en el tobillo. Ale!! toda la pierna escayolada, con la pata arriba y en casa sin moverse durante dos semanas. Lo peor de todo es que se lo hizo un día antes de empezar el cole.

Bueno, pues el primer día, parece que la niña lo más o menos aceptó. Pero al ver que cada día iba a ser igual. Su profe no venía (con la súper campaña de publicidad que yo le había hecho, en vacaciones, de la nueva profe..). Pues mal.. profe que tiene ahora es la ayudante, pero es a la que menos ha rozado y chica, que NO y que NO! Supongo que ya es duro empezar el cole, pero además se te trastocan los planes, pues peor.

Menos mal que ayer, viernes, se pasó un ratillo la que iba a ser su profe, para saludar a los niños. Marina vio “la pupa del pie” y entendió que con un “curasana” no basta. Pero… cada día se ha ido a dormir súper tarde pidiendo por ella y diciéndome frases que en la vida me había dicho para el cole: “mami no se va”, “cole, no”.  Vamos a ver qué tal el lunes. Pero realmente me he ido cada día con el corazón encogidito.

Para colmo, esta semana he tenido que ir a una súper reunión de trabajo, para la cual, no estaba preparada (teniendo en cuenta que me queda un mes o menos para el GRAN DÍA). Así que dos días preparando la reunión y el tercer reunida! llegué a casa muerta! pies hinchadíissisisismos (la primera vez en todo el embarazo, que por cierto, ya se me han quedado así) y cansada, cansada, cansada. Por otra parte, yo misma me sorprendía, es verdad que las embarazadas estamos en nuestro mundo, mi cabeza no era capaz de asimilar todo lo que se estaba diciendo allí. Yo estaba en otra onda… menos mal que no estaba sola y me ayudaron, porque es que yo hubiera sido incapaz de seguir el ritmo.

Ya por último, hemos tenido que correr de médicos por mi marido. Nada grave, pero fuimos. Mi opinión??? tiene síndrome preparto. Yo creo que ya sabe lo que le espera y su cuerpo empieza a reaccionar.  Además, se le ha hinchado la barriga.

En fín, que hemos tenido una semana movidita. Espero que la que viene sea más tranquilita y todo vuelva a su cauce. La semana que viene tengo semana de ecos y análisis. Ya os contaré.


Anuncios