Marina, preciosa mía, hoy te quiero dedicar este escrito. eres mi gran tesoro. me has hecho abrir los ojos. me has enseñado el camino para evolucionar, para crecer, como lo estoy haciendo.

Eres genial, no cambiaría ni el más mínimo detalle de ti. Para mi eres perfecta. Me haces reir, me das felicidad, me haces sacar lo mejor de mí ( y de todos los que te conocen). Porque todos los que te conocen se quedan alucinados contigo.

Eres muy especial. Cada ser humano e único, pero tú… tú eres algo más!!

Perdóname, porque sé que al principio fue muy duro. Dentro de mi barriguita, debías sentirte muy sola y después…. uffff. después  te di a luz cuando a mi y a estos que se hacen llamar profesionales, nos dió la gana.

PERDÓNAME!!!

Porque además, una vez aquí, en la vida extrauterina, tampoco te hice el caso que te merecías! Te privé de tu alimento primordial, te privé de la ternura, el amor, los besitos, los abrazos, el calor que necesitabas.

PERDÓNAME RATITA MÍA!

Pero ahora, AHORA, es otra cosa. Ahora hemos recuperado el tiempo perdido.

Ahora estamos como nunca!! Cuantas mamás querrían tener lo que tenemos tu y yo.

Nuestra entrega es total y ahora, me refiero también a tu padre. Los tres formamos una familia genial!!!

Ahora vendrá tu hermanita, Paula. Será una nueva situación para todos, pero estoy segura de que con la unión que tenemos, saldremos adelante súper bien y a la larga, aún reforzará más nuestro vínculo!!

TE QUIERO!! TE QUEREMOS!!

Anuncios