Como he comentado en el apartado “sobre mi”, a parte de mi niña de 2 años,  estoy embarazada de 7 meses. Cada miércoles voy a clases pre-mamá. Pero son unas clases especiales a las que asisto con muchísima ilusión. Cada semana alternamos entre, las charlas de una comadrona experimentada, defensora del parto en casa y las necesidades reales de la mujer a la hora de parir. A la vez que tenemos clases de canto carnático. Hoy nos toca canto carnático, lo imparte Gabriella Bianco. Para mi una gran profesional, que además me ha ayudado enormemente a subsanar las heridas causadas de mi primer parto y otros “trapitos sucios” que tenía escondidos dentro de mi y no me daba cuenta de, hasta que punto, me estaban dañando, tanto a mi como a mi familia.

A continuación os dejo un artículo para los que no estéis familiarizados con el Canto.

Os puedo asegurar, tras mi experiencia, que el canto te transporta a otro nivel. Estás inmersa en un mundo superior en el que todo está como tiene que estar. No hay problemas, no hay discusiones, no hay violencia, la fuerza interior que llevamos todos dentro, aflora tras pronunciar estas maravillosas letras y tienes la sensación de poder con todo y sobretodo, estar a gusto contigo misma. No hay mas, simplemente…. estas!!

Por eso es tan importante para el parto, esa tranquilidad que transmite el canto, pocas situaciones lo pueden llegar a alcanzar en un acto tan especial como es el de parir.

Expresar el dolor através del canto tienen un fuerte efecto analgésico a la vez que favorece la dilatación del cuello del útero. Eso propicia que el bebé se tranquilice y refuerza el vínculo afectivo con él/ella.

El canto es una expresión de alegría y ligereza.

Anuncios